Diario Las Americas: A los 70, el Miami Jewish Health Systems acoge la diversidad de la region

June 30th, 2011 By Jackie Larena-Lacayo

A los 70, el Miami Jewish Health Systems acoge la diversidad de la region

 

Por Jeffrey Freimark

Los resultados de la Oficina del Censo de los Estados Unidos son reveladores. Los hispanos impulsaron el crecimiento de la población de la Florida por casi la mitad del 18 por ciento. Busque más a fondo y encontrará indicaciones menos evidentes que nuestro estado –específicamente en el sur de la Florida– el cual favorablemente es cada vez más diverso. La población negra de la Florida creció por más de 25 por ciento y la cifra de asiáticos alcanzó un asombroso 70 por ciento.

Más cerca de nosotros, los condados de Miami-Dade y Broward vieron una afluencia de aproximadamente 700.000 residentes nuevos de una amplia gama de grupos étnicos.

Sin embargo, las cifras del censo hablan por si mismas: A diario nos convertimos más diversos.

Las diferencias de cómo las personas de diferentes culturas se relacionan, piensan, veneran y –como he aprendido– su opinión sobre la entrega de servicios del cuidado de la salud están perdidas en las estadísticas.

Cuando regresé a Miami como director ejecutivo oficial del Miami Jewish Health Systems en 2008, después de 11 años fuera del sur de la Florida, sabía que mi hogar antiguo iba a ser muy diferente, un lugar mucho más diverso de lo que era cuando lo dejé.

Ninguna preparación me alistaría para navegar los cambios demográficos que habían ocurrido. Me di cuenta que la posibilidad de realizar el proyecto como un sistema del cuidado de la salud significaba adaptar los servicios que ofrecemos, donde los entregamos, como comunicamos nuestra misión y las relaciones que forjamos en la comunidad – todo con el objetivo de ser diversos.

Miami es uno de los lugares más costosos en el país en donde para proveer cuidado de la salud de calidad, y la complejidad adicional de operar en una región multicultural, presenta un enfoque estratificado único –y a veces desalentador– de retos.

En el Miami Jewish Health Systems, lo hemos superado al englobar la diversidad – al unir a personas de diferentes creencias religiosas, grupos étnicos y opiniones con la meta común de enriquecer las vidas de nuestra comunidad.

Ahora a los 70 años lejos de nuestros orígenes como una residencia para personas de la tercera edad que ofrece servicios a la población judía de Miami Beach, estamos expandiendo nuestro enfoque y servicios geográficos en vecindarios nuevos tal como Hialeah. Con igual importancia, debatimos abiertamente temas de diversidad entre nuestro liderazgo y empleados en los centros y a través de nuestra base de pacientes.

Los ejemplos abundan. Visite nuestro centro en Miami y descubrirá residentes hispanos relacionándose con empleados de descendencia caribeña y asiática; el año pasado el personal organizó una conferencia sobre las percepciones multiculturales en relación al envejecimiento. En nuestra fiesta navideña del 2010 se formaron parejas de niños haitianos con residentes judíos de nuestro centro de hogares independientes. Seguido el trágico terremoto del año pasado, los empleados cubano-americanos movilizaron recursos para ayudar a sus colegas haitianos afectados.

Simultáneamente, nuestro liderazgo multicultural colabora regularmente con representantes de grupos étnicos del sur de la Florida, que incluye a doctores, miembros del clero de todas denominaciones y trabajadores sociales. Esto se efectúa bajo la plataforma de una organización compuesta del apoyo filantrópico predominantemente judío con un gran crecimiento de apoyo proviene de donantes hispanos.

Ponemos un gran aprecio a las diferencias que definen a nuestra organización. La diversidad es nuestro ADN, y el ser sensibles es parte de nuestra guía y de muchas de las decisiones que tomamos a diario.

Existe una lección por aprender. Las diferencias culturales presentan oportunidades para cambiar –y en muchos casos, mejorar– la forma en que pensamos y nos relacionamos. Ver el mundo a través de otros lentes nos facilitará una opinión más amplia y finalmente más clara.

Miami tiene muchos “puntos positivos”, pero tres años después de haber regresado a casa, comprendo que la diversidad figura entre los atributos más valiosos de nuestra comunidad. Afortunadamente, es un gran atractivo que con el tiempo sembrará frutos abundantes.

Jeffrey Freimark es el presidente y director ejecutivo oficial del Miami Jewish Health Systems, uno de los proveedores más grandes del cuidado de salud en el suroeste de los Estados Unidos. Fundado en 1940, el sistema de cuidado sin fines de lucro, consta con 1.000 empleados y atiende a 3.700 personas diariamente a través del sur de la Florida.

Font Resize
Contrast