Musicoterapia para el envejecimiento activo

Ya sea para adormecerse con una nana, para animarse con un himno o para sentir nostalgia tras escuchar una vieja melodía, todo el mundo ha sentido alguna vez el poder de la música. Y resulta que la capacidad de la música para afectar a nuestra mentalidad y nuestras emociones tiene importancia clínica.

La musicoterapia es una práctica establecida que utiliza intervenciones basadas en la música guiadas por musicoterapeutas formados para ayudar a las personas a alcanzar diversos objetivos terapéuticos. Se ha comprobado que influye positivamente en la mejora de la memoria, la comunicación y la rehabilitación física y mental. Gracias a su eficacia para tratar problemas relacionados con la edad como la cognición, la depresión y el dolor crónico, la musicoterapia es especialmente beneficiosa para las personas mayores. También hay pruebas muy sólidas de que la musicoterapia mejora los síntomas de las personas con problemas neurocognitivos relacionados con la edad, como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

¿Qué ocurre en musicoterapia?

Aunque el simple hecho de escuchar música aporta algunos beneficios terapéuticos, la verdadera musicoterapia es más compleja. Los musicoterapeutas están formados no sólo en música, sino también en psicología y técnicas de asesoramiento. Trabajan con los participantes para evaluar sus necesidades y preferencias musicales, y luego utilizan esa información para desarrollar sesiones de terapia adaptadas a sus objetivos específicos.

En una sesión de musicoterapia, el musicoterapeuta puede involucrar a los participantes en actividades como:

  • escucha activa o meditativa de música
  • cantando
  • tocar instrumentos (la batería es especialmente popular)
  • composición de canciones
  • discusión de letras
  • movimiento con música

La forma en que se estructuran las actividades se elige cuidadosamente en función de las preferencias, capacidades y objetivos terapéuticos de los participantes. Durante las sesiones, el musicoterapeuta observa las respuestas a la música y ajusta las actividades y la música en consecuencia. Dependiendo de los objetivos de la sesión, el terapeuta puede animar a los participantes a explorar sus emociones, mejorar la autoexpresión y las habilidades de comunicación, mejorar la coordinación motora, estimular el recuerdo, controlar el dolor y la ansiedad y fomentar la interacción social.

La musicoterapia ocupa un lugar importante en Miami Jewish Health como enfoque terapéutico vital e integrado, entretejido en el tejido de la vida cotidiana. En atractivas sesiones de grupo, nuestro musicoterapeuta reúne a entre 3 y 12 participantes, fomentando un entorno seguro y de apoyo en el que pueden expresarse libremente a través de la música. Además, nuestro terapeuta ofrece sesiones individuales personalizadas para personas no ambulatorias y para quienes prefieren un entorno más íntimo.

Nuestras sesiones de musicoterapia incluyen estimulación sensorial para evocar recuerdos entrañables y suscitar debates significativos sobre el significado de las letras de las canciones. Además, suele haber música en directo y sesiones al aire libre para que los participantes experimenten la alegría de la música en medio de la naturaleza. Al abrazar la musicoterapia, abrimos puertas a la curación, el autodescubrimiento y la conexión, permitiendo que las armonías de la música eleven y transformen vidas.

¿Le interesa la musicoterapia y actividades similares para su ser querido? Visite nuestra página de residencias de ancianos para obtener más información sobre nuestras ofertas de ocio saludable para personas mayores que necesitan cuidados a largo plazo.

Search

Stay Connected

Suscríbase para recibir más artículos y consejos en su bandeja de entrada.

Ir al contenido