Reconocer los primeros signos de demencia

abril 24, 2023

A medida que envejecemos, no es raro que de vez en cuando nos cueste encontrar la palabra adecuada o recordar dónde hemos puesto las cosas. Sin embargo, la dificultad persistente con aspectos como la memoria, la cognición y la realización de tareas familiares podrían ser señales de advertencia de demencia.

“Demencia” es un término utilizado para describir un deterioro progresivo de la capacidad mental que afecta a la memoria, el pensamiento, el lenguaje y la coordinación con la gravedad suficiente para interferir en la vida cotidiana. No es una enfermedad específica, pero varias afecciones pueden causar demencia. Alrededor de 6,5 millones de estadounidenses padecen Alzheimer, la causa más común de demencia, y se prevé que su prevalencia alcance casi los 13 millones en 2050.

Si tiene un ser querido del que sospecha que puede estar en riesgo de demencia, es importante que conozca los primeros síntomas para que pueda buscar atención médica si es necesario:

Olvido – Es normal olvidar de vez en cuando cosas como un número de teléfono o dónde se han puesto las llaves. Sin embargo, una persona en las primeras fases de la demencia puede olvidar cosas con más frecuencia u olvidar cosas conocidas desde hace tiempo, como los nombres de familiares cercanos o para qué se utiliza un determinado electrodoméstico. También pueden repetirse con frecuencia, hacer la misma pregunta varias veces o ser incapaces de recordar acontecimientos recientes.

Dificultad para concentrarse – La demencia puede dificultar la concentración y la atención. A medida que avanza la demencia, a su ser querido puede resultarle más difícil seguir el hilo de una historia o realizar tareas de varios pasos, como hacer el balance de la chequera o seguir una receta.

Confusión – Una persona con demencia puede confundirse o desorientarse con facilidad, especialmente en situaciones o entornos desconocidos. También pueden tener problemas de conciencia espacial, lo que podría provocar caídas o accidentes. Peligros físicos como éstos son una de las razones por las que los cuidados asistenciales pueden tener un impacto tan importante en la calidad de vida.

Dificultad para realizar tareas familiares – Con la demencia, realizar tareas cotidianas como cocinar o limpiar se hace cada vez más difícil. Su ser querido puede incluso dejar de hacer estas cosas por completo. También pueden tener dificultades para aprender a hacer cosas nuevas o seguir rutinas nuevas.

Dificultades de comunicación – La demencia puede dificultar encontrar las palabras adecuadas o expresarse con claridad. Su ser querido puede tener problemas para recordar palabras sencillas o puede utilizar palabras equivocadas para referirse a las cosas.

Cambios de humor: si nota cambios de humor o de personalidad poco característicos en su ser querido, puede ser motivo de preocupación. La demencia puede hacer que las personas se vuelvan más ansiosas, apáticas, deprimidas o irritables. También pueden volverse más retraídos y menos interesados en las actividades sociales.

Razonamiento y juicio deficientes: la demencia puede afectar a la capacidad de una persona para tomar decisiones acertadas y comprender las consecuencias de sus actos. Puede notar que actúan de forma más impulsiva o que toman decisiones irracionales, como llevar ropa de frío en un día caluroso o decir cosas inapropiadas en entornos sociales.

 

Es importante señalar que no todos estos síntomas pueden estar presentes en todas las personas con demencia, y algunos pueden ser más pronunciados que otros. Si observas alguno de estos signos o síntomas en un amigo o familiar, es importante que hables con su médico. Un diagnóstico y tratamiento precoces pueden ayudar a ralentizar la progresión de la demencia y mejorar su calidad de vida.

Si sospecha que alguien a quien cuida puede estar en riesgo de padecer demencia, el centro de Miami Jewish Health Instituto MIND Frank C. y Lynn Scaduto ofrece evaluaciones diagnósticas ambulatorias a personas mayores que están preocupadas por cambios en sus capacidades neurocognitivas o que tienen un deterioro establecido y buscan una reevaluación y una planificación de los cuidados cognitivos. Estamos aquí para ayudar a las personas que luchan contra el deterioro de la memoria o a las que simplemente quieren mantener su mente sana a medida que envejecen. Para más información, contacte con nosotros en el 305.514.8710.

Search

Stay Connected

Suscríbase para recibir más artículos y consejos en su bandeja de entrada.

Ir al contenido