¿Qué es el síndrome del ocaso?

julio 30, 2021

La enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia son conocidas por provocar multitud de cambios en el estado de ánimo y el comportamiento. Un ejemplo común es el síndrome del ocaso. El síndrome del ocaso, también conocido como síndrome del ocaso o confusión tardía, es un término utilizado para describir un aumento notable de la inquietud, agitación, irritabilidad o confusión que suele durar hasta las últimas horas del día.

Es más probable que su ser querido experimente el atardecer durante las fases medias de la demencia. Y aunque la puesta de sol es más frecuente por la noche, también puede ocurrir por la mañana temprano, y puede darse con más frecuencia durante los meses de invierno, cuando los días son más cortos.

Los médicos no están seguros de la causa del síndrome del ocaso, pero algunos indicios apuntan a que puede estar relacionado con alteraciones del ritmo circadiano (el proceso interno que regula el ciclo sueño-vigilia del organismo), que puede verse afectado por los niveles de exposición a la luz.

 

Consejos para controlar los síntomas del atardecer

Cuidar de un ser querido que atraviesa un episodio de sundowning puede ser un reto, incluso frustrante. Sin embargo, es importante ser reconfortante y paciente. Recuerde: el síndrome del ocaso no es algo que su ser querido pueda controlar.

El primer paso para tratar el síndrome del ocaso es prestar atención al entorno y las actividades de su ser querido para identificar los desencadenantes que exacerban los síntomas del ocaso. Una vez que conozcas sus desencadenantes, será más fácil evitar situaciones que fomenten la agitación y la confusión. También puedes intentar hacer los siguientes cambios para minimizar los síntomas:

Cumplir un horario diario

Intente mantener una rutina predecible para las actividades diarias. La demencia puede dificultar la asimilación de acontecimientos y entornos nuevos. Su ser querido puede experimentar sentimientos de estrés o confusión cuando se producen cambios en su rutina o entorno, que pueden agravarse con la puesta de sol. Si necesita hacer cambios, introdúzcalos gradualmente.

Fomentar un estilo de vida activo

Demasiada inactividad o siestas durante las horas diurnas pueden favorecer la inquietud y otros síntomas del atardecer por la noche. Planifique más actividades a lo largo del día para mantener a su ser querido despierto y ocupado.

Aproveche las tardes para relajarse

Por la noche, procura cultivar un ambiente tranquilo y limitar las actividades estimulantes, como la televisión. Esto puede facilitar la transición de su ser querido a un sueño reparador y evitar que se desencadenen sus síntomas de anochecer.

Hacer cambios en la dieta

Las comidas copiosas y determinados tipos de alimentos pueden dificultar el descanso nocturno. Evitar la cafeína y el alcohol, o consumirlos a primera hora del día, puede suponer una gran diferencia en la calidad del sueño. Una comida copiosa seguida de una cena ligera con pocos tentempiés por la noche también puede ayudar a que su ser querido se sienta más cómodo y descanse mejor por la noche.

El síndrome del ocaso puede ser agotador tanto para usted como para su ser querido. Si el atardecer sigue siendo un problema, no tengas miedo de pedir ayuda. El médico de su ser querido puede descubrir afecciones subyacentes que pueden empeorar el síndrome del ocaso, como dolor, apnea del sueño o efectos secundarios de la medicación. También pueden ayudarte a identificar posibles desencadenantes tácticas para controlar los síntomas.

Como uno de los centros oficiales de trastornos de la memoria de Florida, el Instituto MIND de Miami Jewish Health se dedica al diagnóstico empático, la salud cerebral, la investigación innovadora y la atención personalizada y el apoyo a las personas y sus familias. Si tiene preguntas sobre el síndrome del ocaso y las opciones de cuidado de la memoria para su ser querido, póngase en contacto con nosotros en el 305.514.8710.

Search

Stay Connected

Suscríbase para recibir más artículos y consejos en su bandeja de entrada.

Ir al contenido