Consejos para trasladar a un padre con demencia a un centro de atención a la memoria

Trasladar a un progenitor con demencia a un centro de atención a la memoria puede ser una experiencia desalentadora y cargada de emociones para todos los implicados. No sólo es un cambio de vida importante para su ser querido, sino que el proceso también puede suponer un reto para los cuidadores y los familiares. Sin embargo, la transición a los cuidados para la memoria también puede ser una oportunidad para proporcionar a su progenitor la atención especializada que necesita y ayudarle a vivir mejor.

El cuidado de la memoria es un tipo de residencia para mayores que se especializa en el cuidado de personas con demencia u otras formas de pérdida de memoria ofreciendo un entorno seguro con personal formado y con experiencia en el manejo de los comportamientos y síntomas asociados a la demencia. También ofrecen una variedad de actividades y programas diseñados para estimular la función cognitiva y mejorar la calidad de vida.

Si ha decidido que el cuidado de la memoria es lo que necesita su ser querido, siga estos consejos para que el proceso de transición al cuidado de la memoria sea lo más sencillo posible.

Discutir los cuidados a largo plazo en una fase temprana del diagnóstico

Si es posible, lo mejor es empezar a hacer planes de cuidados a largo plazo lo antes posible tras el diagnóstico de demencia. Esto significa iniciar la conversación sobre la transición a los cuidados para la memoria en una fase temprana, mientras su progenitor aún puede participar en el proceso de toma de decisiones. Esto puede ayudarles a sentir que controlan mejor la situación y facilitarles la transición.

Sin embargo, si su ser querido se encuentra en una fase media o avanzada de la enfermedad, implicarle en la toma de decisiones, la planificación y la preparación del equipaje puede resultar muy agitado y confuso. En estos casos, puede causar menos angustia esperar a que el cambio sea inminente para anunciar la mudanza. Para averiguar cuál es el mejor enfoque para su situación particular, le resultará útil consultar con la comunidad de atención a la memoria de su elección o con el actual especialista en el tratamiento de la demencia de su ser querido. Como profesionales, pueden ser un valioso recurso para encontrar estrategias que faciliten el paso a los cuidados de la memoria.

Elija la mejor hora del día

Con la demencia, puede notar que los síntomas de su ser querido pueden ser mejores o peores dependiendo de la hora del día. Teniendo esto en cuenta, intenta programar la mudanza de tus padres para que coincida con la hora del día en que están en su mejor momento. Esto les ayudará a superar la mudanza e instalarse en su nuevo espacio con el mínimo cansancio o agitación.

Familiarizarse con la comunidad

La familiaridad es clave para sentirse cómodo y seguro, especialmente para las personas con demencia. Después de elegir una comunidad de atención a la memoria a la que mudarse, visitarla varias veces antes del día de la mudanza puede ayudar a facilitar la transición. Si es posible, no se limite a hacer una visita guiada. Participe en las actividades, conozca a futuros vecinos y establezca una buena relación con el personal. Cada visita puede familiarizar un poco más a su ser querido y aliviar la ansiedad que pueda sentir por el entorno.

Personalice su nuevo espacio

Los objetos y muebles favoritos de tus padres pueden ayudar a que el nuevo entorno se parezca más al hogar al que están acostumbrados. Pero a la hora de decidir qué meter en la maleta, tenga en cuenta que muchas personas con pérdida de memoria experimentan trastornos en la toma de decisiones. Preguntar a su ser querido qué debe llevar o qué debe conservar puede convertirse en un proceso angustioso para él, por lo que quizá sea mejor que deje la planificación y el proceso de mudanza en sus manos y en las de otros miembros de la familia.

Visita frecuente

Por último, trasladar a su ser querido a un centro de cuidados para la memoria no significa que usted tenga que retirarse por completo de su cuidado. Manténgase involucrado visitando regularmente, comunicándose con el personal y participando en actividades y programas cuando sea posible. Si no es posible realizar visitas periódicas en persona, organízate para llamarles por teléfono o utilizar la tecnología del videochat. Ver caras conocidas les ayudará a calmar la ansiedad en su nuevo entorno.

La transición a los cuidados para la memoria puede ser un proceso difícil y emotivo, pero también es una oportunidad para proporcionar a su progenitor la atención especializada que necesita. Con tiempo, paciencia y apoyo, pueden adaptarse a su nuevo entorno y disfrutar de una mejor calidad de vida. Si está buscando opciones de cuidado de la memoria para su ser querido, vea lo que Miami Jewish Health puede ofrecerle.

Search

Stay Connected

Subscribe to get more great articles and tips delivered to your inbox.

Ir al contenido